Salsa tahini

En esta receta elaboraremos una salsa tahini o tahin típica de Oriente Medio.

La base de esta salsa son semillas de sésamo molido, preferiblemente tostado, agua, aceite de semilla o de oliva y una pizca de sal.

Existen variaciones y se le puede añadir ajo, limón, perejil, cilantro, cúrcuma, etc.

Antes de ir a la receta hablemos un poquito de las semillas de sésamo.

Son de sabor suave y aromático.

Hay semillas blancas o marrones, crudas o tostadas.

Se pueden utilizar en multitud de elaboraciones: salsas, aderezos, como complemento o decoración, en gomasio, etc.

Es una semilla sin gluten.

Rica en vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9, E y K.

Tiene calcio, magnesio, yodo, hierro y fósforo.

Es rica en fibra, antioxidantes, proteínas vegetales y grasas saludables.

Estos son algunos de sus beneficios para la salud:

  • Favorece el buen funcionamiento del aparato digestivo
  • Protege la flora bacteriana
  • Fortalece el sistema nervioso
  • Ayuda a disminuir los dolores derivados de la artritis
  • Regula el nivel de colesterol en sangre
  • Contribuye a prevenir muchas enfermedades como el cáncer de colon, migraña, osteoporosis, hipertensión arterial, retrasa el envejecimiento celular, mejora la circulación y un largo etc.

¡Una semilla muy poderosa!

Vamos a la receta…

Ingredientes

  • 50 gr de semillas de sésamo crudas
  • ½ limón
  • 1/2 diente de ajo
  • 1 pizca de sal
  • Agua o Aceite de sésamo tostado o Aceite de oliva

¿Cómo hago la salsa tahini?

  1. Tuesta a fuego bajo las semillas de sésamo.
  2. Ponlas en el vaso batidor o utiliza un suribachi.
  3. Añade el ajo, la sal, el zumo de limón y un chorrito de agua, aceite de oliva o aceite de sésamo.
  4. Bate hasta conseguir una salsa lo más uniforme posible.
  5. Prueba y corrige si es necesario.

Adorna tu salsa con unas hojas de perejil fresco.

Salsa Tahini
Salsa Tahini