Guacamole

Te traigo una receta de guacamole muy sencilla y rica.

El aguacate dejó de ser un alimento exótico para convertirse en un imprescindible en nuestra cocina.

Nutricionalmente es muy rico.

Tiene múltiples vitaminas y minerales.

Su sabor suave a fruto seco y su textura cremosa lo hacen un aliado perfecto en la cocina.

Vamos a ver algunas de las características que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un aguacate en su punto.

Nos podemos guiar por el color:

Por norma general, cuanto más oscura esté la piel más maduro estará el fruto.

Nos podemos guiar por la consistencia de la piel:

Podemos cogerlo en la palma de la mano y presionar ligeramente con la yema del dedo.

¡Con mucho cuidado para no dañarlo!

  • Si al presionar notamos la piel muy dura y no cede ni un poquito está verde.
  • Si por el contrario cede ligeramente está en su punto.
  • Si cede mucho y queda la piel hundida el fruto está pasado.

El tallo también nos puede dar pistas:

  • Si estiramos del tallo y no podemos arrancarlo está duro.
  • Si por el contrario sale con facilidad y queda un hueco de color claro está listo.
  • Si por el contrario sale muy fácilmente y el color del hueco que queda en el fruto es oscuro, está demasiado maduro.

Vamos a la receta…

Ingredientes

  • 1 Aguacate
  • 1 tomate maduro
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramillete de cilantro fresco
  • ½ limón
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 pizca de comino en polvo
  • 1 pizca de pimienta cayena

¡elige el punto de picante!

¿Cómo hago el guacamole?

  1. Pica la cebolla, el ajo y los tomates lo más pequeño posible.
  2. Lava, seca y pica las hojas de cilantro fresco.
  3. Abre el aguacate por la mitad, y con la ayuda de una cuchara grande, saca la pulpa y échala en un cuenco.
  4. Añade la cebolla, el ajo, el tomate y las especias.
  5. Mezcla todos los ingredientes con un tenedor.
  6. Prueba, corrige si es necesario y … ¡listo!