Sopa de guisantes y huevo duro

Esta sopa de guisantes y huevo duro es muy rica.

Es muy suave y sabrosa.

Los guisantes se consideran tanto una legumbre como una verdura.

Son ricos en proteínas, aunque en menos cantidad que las legumbres propiamente dichas.

Contienen minerales como calcio, sodio, hierro, zinc, selenio , potasio y fósforo.

Tienen innumerables beneficios para la salud:

  • reducen el colesterol
  • regulan los niveles de azúcar en sangre
  • ¡mejoran el estado de animo!

  • etc.

Ideales para incluirlos en nuestra dieta.

Acompaña la receta con una gran ensalada de tomates frescos con aceite de oliva y gomasio.

El gomasio es un condimento hecho a base de semillas de sésamo tostadas y sal.

Las semillas de sésamo nos aportan ácidos grasos esenciales que nuestro organismo no puede fabricar por lo que es necesario incluirlas en la dieta.

En el gomasio el aceite de las semillas de sésamo disuelve los cristales de sal y hace que el cuerpo la absorba mejor.

Las semillas deben estar rotas o molidas al ingerirlas porque de otra manera el tracto digestivo no puede absorber sus nutrientes y las expulsa enteras.

Acostúmbrate a tener tu molinillo de gomasio siempre en la mesa.

Si quieres información sobre molinillos de especias, materiales, tipos y marcas de confianza, echa un vistazo a la tienda.

Molinillos de especias en Amazon:

Vamos a la receta …

Ingredientes

Para 2 personas

  • 2 patatas pequeñas
  • 1 cebolla mediana
  • 200 gr de guisantes frescos o congelados
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 Cucharada de caldo vegetal

¿Cómo preparo la sopa de guisantes y huevo duro?

  1. Cuece los huevos. Resérvalos.
  2. Corta la cebolla en juliana, esto es en tiras largas y finas.
  3. Trocea la patata en dados medianos.
  4. Calienta en una olla un poquito de aceite de oliva y sofríe la cebolla hasta que se dore por completo.
  5. Añade los guisantes y las patatas. Remueve y sofríe.
  6. Agrega la sal, la pimienta y el caldo vegetal.
  7. Cúbrelo con agua (500 ml) llévalo a ebullición, baja el fuego, tapa y cocina durante 25 minutos.
  8. Apaga el fuego y deja reposar.
  9. Prueba y corrige si es necesario.
  10. Pica los huevos duros.

Sirve la sopa en un cuenco y coloca el huevo duro picado encima.

Decora con unas hojitas de perejil.

¡Buen provecho!