Germinador de semillas

Germinar semillas es una forma fácil de alimentarse de forma saludable.

En las dietas vegetarianas, veganas y crudiveganas se hace mucho uso de esta técnica.

Los brotes germinados son alimentos vivos, frescos y de mucho valor nutricional.

Son desintoxicantes, depuradoras del organismo y revitalizadoras del sistema digestivo.

Representan una fuente de proteínas muy importante.

Suponen una fuente natural de vitaminas, minerales, oligoelementos y enzimas.

El proceso de germinación convierte semillas duras y secas en brotes tiernos y digeribles.

Es recomendable germinar semillas de agricultura biológica de esta manera nos aseguramos que no han sido tratadas con pesticidas ni otros productos químicos.

Puedes germinar semillas de:

Alfalfa, fenogreco, lenteja, guisante, trébol, avena, trigo, maíz, mijo, centeno, alforfón, cebada, quinoa, arroz, sésamo, girasol, frutos secos previo remojado (pregerminado), almendra, nuez, brócoli, zanahoria, apio, repollo, espinaca, hinojo, cebolla, puerro, perejil, rabanitos, berro, lino, rúcula, mostaza, etc.

Durante el proceso de germinado existe riesgo de contaminación.

Para evitarlo debemos mantener el germinador en condiciones higiénicas, en lugar ventilado y seco.

Debemos enjuagar las semillas a diario y seguir meticulosamente las recomendaciones de uso del proveedor de nuestro germinador.

Las semillas germinadas tienen que guardarse en recipientes cerrados dentro de la nevera.

Evitaremos bolsas de plástico o cerradas al vacío.

No las guardes más de 5 días.

Los brotes deben lavarse antes de consumirse.

Aunque lo ideal es consumirlos crudos es posible escaldarlos o cocinarlos a baja temperatura.

A continuación, tienes una selección de los germinadores mejor valorados en Amazon.

Los tienes de vidrio y acero inoxidable, barro o plástico libre de BPA.

¡Elige el que más se adapte a tí!